España

Enviado por Jose Manuel Soto el Jue, 11/19/2015 - 09:03

España es el país de la diversidad, difícilmente se puede encontrar en el mundo una nación con paisajes y paisanajes tan distintos y aparentemente contrapuestos en un territorio relativamente pequeño, y en eso radica para mi nuestra identidad y nuestra grandeza.
Cada español tiene su propia versión de lo que es España, la mayoría de las veces, no sabemos por qué, se trata de una visión más bien pesimista y despegada, en muchos casos incluso avergonzada, curioso fenómeno este que está en el origen de muchos de nuestros históricos fracasos y frustraciones.

Yo estoy de acuerdo con mantener un sentido crítico de las cosas, porque nada puede mejorar si no es desde la crítica, pero una crítica hecha desde el amor y no desde el resentimiento.

A mi me educaron en el amor a España, y en el respeto hacia las opiniones de los demás, y puede que sean esos los principios que más han perdurado en mi recorrido vital, por encima de otras consideraciones sociales o religiosas.

Amo a este gran país, y me siento orgulloso del inmenso legado que ha dejado en el mundo con el paso de los siglos. Amo su maravillosa geografía, llena de contrastes, amo cada uno de sus rincones cargados de historia y de belleza, amo su inmenso patrimonio artístico, envidia y admiración del mundo, amo la inmensidad de su literatura, fecunda como pocas, la callada belleza de sus viejas catedrales, la pétrea sobriedad de Castilla, el verdor eterno de Galicia, las imponentes vistas de las montañas del Norte, los mágicos atardeceres de Doñana, la serena nobleza de las tierras extremeñas, la sabiduría añeja de La Rioja, la bravura indomable de los toros, la galanura de los caballos jerezanos, la inexpugnable gracia de las murallitas de Cádiz, la nostálgica caricia de los jazmines de La Alhambra, el pellizco flamenco del cante de Camarón, la queja doliente de la saeta, amo el compás del tres por cuatro que dio formas de expresión tan cercanas en lo musical como lejanas en distancia: la isa canaria, la jota aragonesa o la muñeira gallega. Amo su inmensa gastronomía, la riqueza de sus guisos, el duende reposado de sus vinos, y amo por encima de todo el mayor de sus tesoros, su lengua.

El español es la lengua común de 500 millones de personas en el mundo, herederos de la epopeya más grande que vieron los siglos, por mucho que la envidia de otras naciones haya intentado siempre teñirla de sangre y crueldad. Fruto del esfuerzo enorme de aquellos españoles del siglo XVI existe hoy en dia un continente enorme y fecundo, cuyos habitantes hablan, cantan, aman y sueñan en español.

España es también un país moderno y solidario. Supimos agarrarnos al tren de la libertad y el progreso dando un ejemplo al mundo de reconciliación y convivencia y hemos sabido superar siempre los muchos obstáculos, a veces muy crueles, que el resentimiento y el odio de algunos nos ha ido poniendo en el camino.

Ahora parece que todo eso hay quien quiere tirarlo a la papelera, gobernantes ególatras y acomplejados, con delirios de grandeza, quieren tapar sus pésimas y corruptas gestiones soliviantando a las gentes a las que previamente llevan décadas aleccionando en el odio a todo lo que suene a España. Se aprovechan del malestar causado por esta terrible crisis económica y por la corrupción política y se encuentran un terreno abonado para lanzar a las masas contra su propio país.

Yo creo que España saldrá adelante, como lo ha hecho siempre, con trabajo, esfuerzo, imaginación y esa pizca de improvisación tan nuestra y tan necesaria.

Hay toda una generación de jóvenes, la más preparada que ha habido nunca, que esperan, necesitan y merecen una oportunidad de demostrar su valía y de devolverle al país lo mucho que les ha dado.

Los que ya peinamos canas hemos hecho un gran esfuerzo por dejarle un pais por el que merezca la pena seguir luchando, el futuro es de ellos, ojalá que puedan dejarle a sus hijos una España mejor que la que ellos heredaron.

Próximos conciertos

TWITTER


Sigueme en: